1. Thomson Reuters Argentina
  2. Soluciones Legales
  3. Blog Legal
  4. La transformación digital ya no es opcional para el Derecho

AGO 29, 2019

La transformación digital ya no es opcional para el Derecho

Redefinir la forma en que trabajamos es el desafío del Derecho. A continuación, una lista de consejos prácticos para avanzar ahora con lo que necesita para una práctica sin precedentes

Estamos en la recta final de la década y la inversión en tecnología para gestión legal ya no es una cuestión de “si”, ni “cuándo”, sino de “cómo”. Y ese es solo uno de los síntomas de la digitalización que transforma el mundo.

Ya sea a través de las redes sociales, el sitio web o al registrarse en foros de profesionales, la marca de la oficina debe ser evidente y estar orientada al área de especialización. Tenga en cuenta, por tanto, que sobresalen los nombres destacados por los sitios de búsqueda.

Por eso, tener iniciativas de marketing digital dejó de ser una de las tendencias del negocio legal para convertirse en la tarea básica de una firma de abogados. Del mismo modo, la adopción de Inteligencia Artificial, servicios de nube, análisis predictivo, incluso la jurimetría y otras tecnologías de vanguardia, han ayudado a diferenciar este punto de inflexión.

El gran cambio que conduce al futuro del Derecho ya no se desconoce. Está bien diseñado. No obstante, resulta imposible precisar una declaración categórica sobre el escenario. Lo que se sabe es que habrá momentos disruptivos de cambios profundos en las prácticas legales que son inevitables y, en cierta medida, generarán impactos que aún son difíciles de predecir.

Pero los elementos de cambio están en la mesa. Entonces, tome nota de qué cambios son necesarios para mantener el ritmo y tomar la delantera en la llegada del Derecho 2.0. Ya no es una cuestión de elección.

Echa un vistazo a algunas ideas sobre el tema.

Transformaciones promovidas por el Derecho 2.0


Reconocer los pilares fundacionales del Derecho 2.0 se ha vuelto más fácil en este punto de inflexión para una nueva década. Ya es posible hablar de ellos con cierto aprendizaje y ya no como tendencias legales lejos de consolidarse.

El futuro del Derecho ya está definido por algunos cambios sorprendentes en la rutina de administración de la oficina y todo el panorama que la rodea. Saber cómo reconocerlos es esencial para descubrir y distinguir quién ha estado siguiendo los cambios. Aquí hay algunos signos de las transformaciones producidas y consolidadas en el Derecho 2.0:

● Movilidad: smartphone, tablets, notebooks e híbridos de estos dispositivos transforman cualquier mesa de trabajo del abogado online, siempre que sea necesario;

● Automatización: los textos legales pueden formatearse previamente, la búsqueda tener resultados en cuestión de microsegundos. El machine learning puede permitir que las mejores prácticas sean aprendidas y reformuladas, por ejemplo, en la redacción y revisión de contratos.

● Analytics: en el área legal, este término ha tomado una nueva forma, la de jurimetría, ya que es posible medir los resultados;

● Digitalización: los documentos y toda redacción legal ya se encuentran en el mundo digital y pocos se guarda y almacena solo en formato físico;

● Integración: cada vez más, se trabaja en integrar los sistemas de datos e inteligencia, ejerciendo más presión sobre los estudios jurídicos y departamentos legales y haciendo que la integración entre sectores se intensifique;

● Inteligencia: ahora la capacidad para el intelecto humano está cada vez más asociada con el procesamiento de máquinas.

Tantos cambios aumentan la exposición a riesgos y al impacto del daño que causan. En consecuencia, un antiguo término se vuelve aún más relevante para las firmas de abogados, los departamentos jurídicos y el futuro del Derecho en su conjunto. Esa palabra es Compliance.

Compliance como nunca imaginó


El término Compliance es parte de un vocabulario que acaba de comenzar a entenderse y ahora se convertirá en el Derecho 2.0. De hecho, el término es una de las puertas de entrada al fenómeno de la digitalización en el campo legal.

Sin esa palabra, la atención necesaria para garantizar procesos que cumplan con los estándares, las normas y las legislaciones sería una cuestión de elección y no una obligación de las instituciones. Las leyes son complejas y hay que redactarlas para que se cumplan a diario. En las pautas de compliance, estos rasgos se vuelven claros.

La próxima década traerá diferentes áreas de compliance a la gestión legal y del estudio jurídico, tales como:

  • Seguridad de datos: con la digitalización de la información de procedimiento, se debe tener especial cuidado para salvaguardar la información estratégica y confidencial. Los procesos de compliance en esta área ya han madurado, pero tienden a volverse más sofisticados. Después de todo, el compromiso con la seguridad de los datos de proceso no puede romperse por una gestión ineficiente de la oficina.
  • Transparencia: una hoja oscura encima de la otra, formando pilas y pilas, no le ofrece una vista instantánea del contenido que almacenan. Con la tecnología, esto tiende a cambiar, hacia una mayor transparencia en la búsqueda y el intercambio de datos legales, tanto con el público general como el experto. Esto requiere reglas de uso claras y diferenciadas, basadas en la lógica del compliance.
  • Tecnologías: al buscar soluciones y herramientas, puede encontrar una gran cantidad de ofertas. Pero, ¿cómo reconoce a quienes están realmente comprometidos con todas las demandas que exige una operación de un estudio jurídico?

Hubo un tiempo en que el mercado no tenía muchas opciones. La información era escrita en papel y cerrada bajo llave. Pocos tuvieron acceso a datos judiciales. Hoy en día, se ha vuelto más fácil hacer todo esto, con impactos positivos y negativos. Por lo tanto, el término Compliance recibirá aún más significados nuevos en esta década.

Eficiencia en su oficina y en el Poder Judicia


No tiene que ser un abogado experimentado para saber qué demandas toman mucho tiempo. Este es el mayor de los sentidos comunes. Pero ahora debemos imaginar que el futuro del Derecho estará marcado por la Inteligencia Artificial.

Los dispositivos de IA tal vez nunca puedan ser aptos para dictar sentencias como los humanos. Pero facilitarán todas las tareas básicas de formar veredictos y defensas. Después de todo, la base legal requiere una verificación cruzada de datos que aporta mucha complejidad al escritorio del abogado.

Llegar a una síntesis es bastante complicado, pero es aún más doloroso cuando necesita buscar referencias de múltiples fuentes para componer los argumentos. Ese artículo que marcaría una gran diferencia corre el riesgo de no ser incluido. Casi todas las oficinas han tenido que lidiar con la palabra no escrita a tiempo.

Por cierto, quien mide el peso de las palabras en el Derecho 2.0 es el abogado online o digital. Esto se debe a que el cambio tecnológico también cambia el papel de todos los juristas, especialmente en esta década de transición. Hasta que un día se complete el cambio y el abogado online se convierta en el abogado.

Todo porque la Inteligencia Artificial se lleva mejor con el Big Data (la información masiva que forma hace a un mundo digitalizado) que los humanos. El hábitat natural de los seres digitales es ese universo en código, que refleja toda la producción humana, incluida la creación de normas nacionales, internacionales, regionales y locales, que pueden estar todas involucradas en un único proceso simultáneamente.

El robot entrega la investigación refinada. El abogado decide.


Además de todo esto, el Poder Judicial, recordado durante mucho tiempo por las infinitas pilas de documentos, obtendrá formas más efectivas de control y monitoreo. Es decir, también será más transparente y eficiente para todos los que participen en él.

¿Dónde comenzar tu 2020?

Los que aún no se han enfrentado a la transformación digital pueden no haber perdido completamente el tiempo, pero están bajo presión para adaptarse para mantenerse al día con el mercado.

Entonces, ¿por dónde empezar?

Simple: al elegir una herramienta de gestión que permita el desarrollo del Compliance y el uso estratégico de la tecnología para todas las tareas. Legal One ™ es la plataforma que reúne tecnología, experiencia humana e información confiable para una práctica #SinPrecedentes.


> PARA QUIENES NECESITAN INNOVACIÓN EN LA GESTIÓN LEGAL> LEGAL ONE
La revolución digital en gestión e inteligencia estratégica para estudios de abogados y departamentos legales corporativos.

> PARA QUIEN NECESITA INFORMACIÓN JURIDICA CONFIABLE Y PRECISA > SISTEMA DE INFORMACIÓN LEGAL
Con la unión de las bases de La Ley y Abeledo Perrot, Thomson Reuters configuró la base jurídica más importante de la Argentina a través de un sistema que hace crecer el valor de esta información exponencialmente.

> ACERCA DE THOMSON REUTERS
En una economía de decisiones, la confianza es todo. Desde Thomson Reuters apoyamos a los profesionales del derecho con respuestas confiables a sus decisiones más estratégicas, combinando inteligencia, tecnología y experiencia humana, brindando soluciones digitales innovadoras para facilitar el ejercicio de su profesión.

¿Querés conocer más? Completá tus datos y te contactaremos