1. Thomson Reuters Argentina
  2. Soluciones Legales
  3. Blog Legal
  4. Redacción jurídica: tips y modelos de escritos

blogpost

Redacción jurídica: tips y modelos de escritos

Conocé en este artículo cómo tenés que redactar diversos modelos jurídicos en tu día a día y para que tus textos sean de calidad.

Como abogados muchas veces el hecho de redactar informes jurídicos nos preocupa, ya que creemos que no somos capaces de expresar lo que queremos comunicar de forma correcta, lógica y racional. Sobre todo, porque son textos legales que contienen nuestra palabra y estampan nuestras ideas para conseguir el convencimiento judicial. Sin olvidar que nos jugamos nuestra imagen, tras la exposición de nuestros argumentos. Por tanto, se hace imprescindible que nuestros escritos legales, sean claros y concisos en su forma y contenido.

Una práctica común es la consulta e intercambio de modelos y plantillas, entre profesionales y expertos de las distintas categorías jurídicas. Por lo que existen nuevas herramientas que permiten a los abogados realizar la investigación legal de modo más activo y con mayor seguridad. Además, es bien sabido que es bastante pesado y complicado empezar un escrito legal desde cero.

Con este objetivo, te mostramos una serie de ideas esenciales para que el trabajo de escribir un texto de esta categoría se te haga menos complicado y cumplas el sentido de la comunicación, que es el de transmitir el mensaje que querés comunicar. Además, también podés hacer uso de soluciones informáticas del tema de información legal, que te brinde modelos de escritos de todo tipo para facilitarte el trabajo. Para saber cómo, continúa leyendo.

Tenés que tener claro lo que quieres comunicar

Los textos suelen ser peticiones judiciales, administrativos, demandas y recursos, etc. Su redacción juega un rol importante en la confección del documento, ya que deberá ser organizada, clara y precisa para dar el sentido que pretendemos en nuestra demanda.

Para empezar, debés tener en orden tus ideas y un esquema definido. Previamente, analizar el tema del que tratarás e ir quitando los textos que puedan crear confusión en tu receptor.

Cuando ya tengas tu esquema definido, podrás comenzar a redactar el contenido del texto, dividiendo tu esbozo en tantas partes como lo creas conveniente, en función de la finalidad que quieras darle y la extensión del texto.

Por último, se hará necesario una revisión general de lo redactado. Con lo cual podrás corregir posibles errores o reescribir partes que no se muestren claras lo suficiente para la compresión.

Precisión y claridad

Los razonamientos que vayas a usar en el relato jurídico, serán de gran valía si son lo suficientemente claros y precisos para la buena comprensión de tus lectores.

Además, un texto claro, sencillo y conciso, trae la ventaja de tener la firmeza suficiente para convencer al lector y por qué no persuadir al juez. Aun así, deberás emplear un lenguaje técnico jurídico, sabiendo escoger las palabras adecuadas para cada contexto de tu argumento procesal.

Cómo preparar un lenguaje jurídico conveniente?

Aquí vos podrás encontrar varios tips para confeccionar tu escrito o información legal con un léxico jurídico apropiado.

  • Los enunciados deben ser escritos de forma natural, haciendo usos de frases conectivas para promover la conexión de tus ideas que quieres plasmar. Tener cuidado, además, de no repetir siempre las mismas palabras. El uso de sinónimos es una buena solución en estos casos.
  • Haremos uso de los recursos que nos ofrece el léxico jurídico, pero no por ello abusar de muchos tecnicismos. Lo importante es hacer uso de este lenguaje de forma sencilla y clara.
  • Como tercer punto, es interesante crear párrafos no tan extensos. Frases cortas será lo ideal para que la lectura sea fluida y tu receptor no se confunda ni se pierda.
  • Asimismo, debe ser ordenado y redactado en lenguaje jurídico, sin olvidar que los términos que se utilicen sean de fácil comprensión para el público en general. Será relevante redactar en voz activa y en tiempo presente. Además, una buena idea de redacción será expresarse de forma positiva. Una norma queda mejor manifestada si decimos, por ejemplo: “estacionar en lugares habilitados evita una posible multa”, en vez de “no estacionar el auto aquí, si no será multado”.
  • Podés hacer uso, además, de herramientas informáticas donde puedas tener diferentes modelos de escritos jurídicos. Algo muy valioso para los abogados, ya que ahorra tiempo y te dará base de cómo realizar una buena redacción y qué elementos de lenguaje incluir en cada caso.

Revisión final del escrito

Por último, es importantísimo hacer una verificación general del texto, leerlo en voz alta te ayudará a encontrar posibles errores semánticos, de conjugación o hasta de ortografía. En esto último deberás poner especial atención. Podés contar con la ayuda de herramientas disponibles en internet, que sirven para corregir faltas gramaticales y ortográficas.

En esta revisión también entra el hecho de analizar, si la estructura del escrito coincide con la idea inicial que querías plasmar en tu texto. Podrás cambiar y editar frases para evitar redundancias o textos innecesarios.

En suma, redactar un texto jurídico e información legal se configura como una destreza necesaria entre los letrados y juristas, tanto para comunicarse con la administración de justicia, ya sea para producir normativas y estatutos, con el objetivo de ser divulgado a la población.

Además, tal como ya habíamos mencionado, es importante contar con modelos de escritos jurídicos. Algo de gran valía para juristas y abogados, ya que ahorra tiempo y brinda una base de cómo se debe redactar y que tipo de información usar en cada ocasión.

Existen soluciones de documentación legal que brindan modelos jurídicos para facilitar la creación de escritos y cláusulas y que reducen el tiempo de preparación de un caso.

Si te ha gustado este artículo y además necesitás encontrar información legal de manera rápida, sencilla y segura, hacé clic en este enlace Infografía: Información a la velocidad del pensamiento.

¿Querés conocer más sobre nuestros productos? Completá tus datos y te contactaremos

Blog Legal